Prueba del triple screening o cribado combinado de primer trimestre

La prueba del triple screening o cribado combinado del primer trimestre es una de las pruebas prenatales que se realiza a la embarazada entre la semana 10 y 13 de gestación, siendo en la semana 11 y 12 cuando arroja un resultado más fiable.

Es una prueba no invasiva, es decir no se penetra en el útero sino que se realiza a partir de una ecografía y una muestra de sangre de la madre y no tiene riesgo para la madre ni para el feto.
No es una prueba concluyente, no es un diagnóstico, sino que mide un índice de riesgo de que el feto presente determinadas alteraciones cromosómicas como trisomía 21 (Síndrome de Down), trisomía 18 (Síndrome de Edwards) y defectos del tubo neural.

 

Prueba del triple screening o cribado combinado del primer trimestre con traslucencia nucal

En esta prueba se realiza:

♥ Ecografía, una de las más importantes del embarazo y en ella se:
– Realiza un estudio anatómico completo del feto.
– Data la gestación midiendo la longitud céfalo-nalga (LCN) del feto.
– Se valoran los marcadores para determinar el riesgo de cromosomopatías como la traslucencia nucal. Éste es un espacio situado en la parte posterior de la cabeza del feto, en proximidad al cuello. Se sabe que los fetos con Síndrome de Down tienden a tener una mayor cantidad de fluido en este espacio. Además, en algunos centros también se emplea el valor Doppler del un vaso sanguíneo en proximidad al corazón fetal llamado ductus venoso, que de la misma forma presenta alteraciones en los fetos con cromosomopatías.

Analítica de la sangre materna, donde se miden los siguientes parámetros.
– PAPP-A alfa-fetoproteína, una proteína que se forma en el hígado del feto. Cuando su concentración se encuentra aumentada puede indicar que el bebé padezca espina bífida y si los niveles están disminuidos, podría indicar síndrome de Down o alguna otra alteración cromosómica
– Beta-HCG libre o Gonadotropina coriónica humana, una hormona que se sintetiza en la placenta. Cuando está elevada puede indicar síndrome de Down u otras cromosomopatías.
– Estriol libre (estrógeno), procede tanto del feto como de la placenta. Niveles bajos se encuentran cuando el feto padece síndrome de Down.
-En algunos laboratorios se mide un cuarto parámetro, la inhibina A (y se denomina prueba de detección cuádruple).

Rebajas al comprar ropa de cuna grandes descuentos

Cruce de datos: los valores bioquímicos obtenidos en la analítica se cruzan con los datos procedentes de la medición de la traslucencia nucal (pliegue nucal) del feto determinada por ecografía y se ponderan en función de datos demográficos (edad de la madre, raza, peso, si es fumadora, o tiene diabetes) arrojando un algoritmo de control que mide las posibilidades que existen de que el feto tenga una anomalía.

 

Cuando el valor es menor a 270 (1/270 o 1:270), se considera que el riesgo es mayor y se recomienda realizar exámenes más precisos como la amniocentesis, biopsia de corión o un test integrado diagnóstico prenatal no invasivo (Test Harmony, Trisonim, Panorama…) que detectan anomalias genéticas en la sangre materna

El triple screening detecta entre el 75 y el 85 por ciento de las alteraciones del tubo neural y el 60 por ciento de los casos de Síndrome de Down, en mujeres menores de 35 años. En mujeres mayores de 35 años detecta el 75 por ciento de las anomalías del tubo neural y de los casos de Síndrome de Down.
Además de utilizarse para detectar alteraciones cromosómicas, con el triple screening se identifican embarazos múltiples y embarazos que son más o menos avanzados de lo que se cree.

 

Es importante tener en cuenta que no es una prueba diagnóstica, sino sólo indicativa y que en ocasiones falla provocando angustias y alarmas innecesarias.

 

Regístrate y recibe en tu email los últimos artículos y novedades

Deja un comentario